Artículos Relacionados

Nuestros asociados se expresan…

INTERPRETACIÓN TURÍSTICA DEL PATRIMONIO

Realizado por: Karem Suárez

El turismo es una actividad socio-económica que se ha convertido en una oportunidad real para hacer posible el encuentro entre dos o más culturas, logrando así en el mejor de los casos, el enriquecimiento mutuo entre las distintas identidades. Esto implica una comunicación comprensiva basada en el reconocimiento, valoración y respeto por cada elemento que las conforman, es decir, por su patrimonio cultural. En este sentido, en el mundo existen distintos organismos, gubernamentales y no gubernamentales, que se ocupan por la salvaguarda y difusión de dicho patrimonio, es así como los principios universales para su gestión han sido concebidos principalmente por la UNESCO y discutidos por los amplios sectores involucrados directa e indirectamente, tratando de entender al patrimonio más allá de un recurso, como legado para la interpretación de las sociedades.

Una iniciativa turística, en este orden, la tuvo la Organización Mundial del Turismo (OMT) en el pasado año 2011, conmemorando la celebración en torno al “Turismo y Acercamiento de las Culturas”; de allí que en el mensaje del Día Mundial (27 de Septiembre), el secretario general Taleb Rifai señaló lo siguiente:

…el crecimiento del turismo conlleva serias responsabilidades para minimizar cualquier posible impacto en los bienes culturales y el patrimonio de la humanidad. (…) El DMT 2011 (Día Mundial del Turismo) es un llamamiento a todos los que se dedican al turismo para que actúen de manera consciente respetuosa con la cultura, promoviendo el dialogo intercultural y garantizando que las comunidades locales participen plenamente en las oportunidades de desarrollo del turismo y que se beneficien de ellas.

Es el Turismo, entonces, una oportunidad para el proceso de intersubjetivación de las comunidades locales o receptoras con su patrimonio cultural y así el “reencuentro” con su identidad, llegando a entender que sólo a partir de allí se logrará optimizar la economía, promover la equidad social y garantizar el equilibrio ambiental, que permita esclarecer un escenario propicio para perfilar un imaginario turístico autentico y de calidad ajustado a las particularidades culturales y socioeconómicas del destino.

Ahora bien, conforme las comunidades locales son las principales conocedoras de su herencia cultural en el caso de la interpretación y gestión de la misma, es el Centro de la Diversidad Cultural en Venezuela, institución adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Cultura (MPPC), el responsable de llevar a cabo el proceso de registro, documentación, investigación y salvaguarda de la colección correspondiente a las manifestaciones tradicionales venezolanas (material e inmaterial), específicamente a través de la Coordinación de Gestión de Colecciones, siendo esta en su cualidad, única en el país y una de las más completas e importantes de Latinoamérica y el Caribe.

De todo lo anterior, surge la necesidad de analizar, desde las perspectivas de dicha coordinación, la interpretación del patrimonio cultural, como un factor que contribuye a fortalecer la actividad turística. Entendiendo que esto último no está dentro de sus estrategias, es preciso comprender los procedimientos que, según las bases teóricas y legales, manejan para esto.

En primera instancia, el patrimonio inmaterial fue analizado sobre el caso del Destino Turístico Choroní (Edo. Aragua), comunidad afrodescendiente que ha perdido progresivamente la conexión con su identidad producto del desarrollo empírico de la propia actividad turística que allí se ha venido desenvolviendo en los últimos 50 años, generando una propuesta que resulta de los mismos modos de vida, es decir, desde la participación de todos los actores que hacen vida en el territorio se perfila el quehacer cultural cotidiano como el propio producto. De esta manera, luego de su valoración y disposición para compartirlo con otros, es que se convierte en una herramienta de ingresos económicos autosustentable y al alcance de todos.

De igual forma ocurre con el patrimonio cultural material, que por su parte es representación de un modo de vida. Es el caso de Estación El Consejo (Edo. Aragua), antigua estación de ferrocarril Caracas-Valencia (Año 1894 y 1966) y actual Terruño de la compañía Ron Santa Teresa. Son los vestigios patrimoniales de un contexto histórico sobre la industria y el comercio de Venezuela lo que allí se encuentran a disposición de locales, nacionales y extranjeros que deseen conocer la historia de una las empresas nacionales con mayor cantidad de años de tradición, particularmente en la destilación de alcoholes. En efecto, es la empresa privada en este caso quien aprovecha turísticamente y construye una experiencia temática en relación al Ron Venezolano para dar significación a un quehacer cultural.

 

En conclusión, los resultados indican que ambas actividades (turismo y cultura) son un medio y un fin en sí mismas, en este sentido, cada vez se tiene mayor conciencia del Turismo como actividad productiva y de desarrollo local para proyectar el patrimonio cultural inmaterial en su justa dimensión. De manera que la vinculación interinstitucional entre comunidad, sector público y privado, llega a ser una urgencia para, entre otras cosas, encausar esfuerzos compartidos y combatir la poca voluntad política para la optimización y orientación de recursos financieros, todo ello respetando los principios legales que existen y así lo establecen.

Nuestros asociados se expresan…

Las Madamas de El Callao: memoria e identidad cultural
Realizado por: MADAMAS C.A

Responsable de Investigación: Msc. Yacsy La Rosa

 

A mediados del siglo XIX, en las islas antillanas, en el mar Caribe, se vivía la liberación de la esclavitud. Mientras, en Venezuela, se daba la concesión de la explotación del oro a ingleses y franceses. La zona minera en Venezuela, más importante se encontraba antes y ahora en el estado Bolívar, al sur del país.    Para ese momento, la fiebre del oro atrajo una gran cantidad de inmigrantes, en especial de las Antillas británicas y francesas, quienes se radicaron en la población de El Callao.

La mezcla de costumbres entre criollos y foráneos, así como la combinación del idioma inglés, francés y castellano, dieron origen a nuevas formas de manifestación cultural originándose así las llamadas madamas de El Callao. De acuerdo a entrevista realizada en enero 2017 al Señor Ricardo Sarti – Investigador/psicólogo habitante de El Callao- señaló que “muchas negras antillanas y guyanesas llegaron a esta zona acompañando a sus maridos, mientras que otras vinieron solas, algunas de ellas se caracterizaban por usar ciertas vestimentas y un estilo de vida peculiar que las diferenciaban de otras mujeres de igual origen”.

Cabe destacar que la palabra Madama es la versión castellanizada de la palabra francesa madam, que significa señora, pero (Sarti, 2016) que en las colonias francesas y también en trinidad sólo se aplicaba a las mujeres blancas originarias de ese país o descendientes de blancos criollos hijos de franceses, no así a las negras esclavas para las cuales no aplicaba tal distinción.  Es decir, que no toda mujer negra se le llamaba madama por el simple hecho de ser negra; debía poseer otras cualidades tales como: ser adulta madura; vestir trajes largos de gran colorido; usar enaguas parcialmente visibles; usar un turbante y tener un estilo de vida diferenciado.  Las verdaderas Madamas que alguna vez moraron en nuestra tierra callaoenses, son personajes que el tiempo se encargó de acabar con su existencia física, sin embargo, su recuerdo forma parte de la memoria colectiva callaoense y de una leyenda cultural y popular, transmitida de generación en generación.

El hecho de que la figura de la Madama se haya convertido en uno de los personajes emblemáticos y tradicionales del carnaval callaoense y el ícono de esta población, se inició con la  fundadora de los carnavales de El Callao Isidora Agnes (La Negra Isidora), quien junto a un grupo de descendientes de las primeras madamas salían a las calles para realizar una forma de protesta por la falta de servicios básicos trabajo duro  y una forma de solicitar a los entes gubernamentales y empresas privadas la mejora de esos servicios en la población.  Luego se organizaron como parte del asueto de carnaval.

Esta figura representa en el imaginario colectivo un justo reconocimiento a todas las mujeres negras que de manera abnegada supieron levantar con el sudor de su frente a sus hijos, ya que en muchos casos tuvieron que dirigir sus hogares debido a la ausencia temporal o permanente de sus parejas. Este proceso de representación icónica de la figura de la Madama se acentuó con la salida de los primeros grupos de Calipso para presentarse en distintos escenarios del país. En esas presentaciones se hizo costumbre incluir a mujeres ataviadas con trajes de Madama y a los hombres con el uniforme propio de los mineros que laboran en las empresas del ramo.  Luego esta costumbre se extendió a las propias festividades carnavalescas pero de manera exclusiva a la comparsa de los adultos y se mantiene con la finalidad de preservar viva la memoria de Isidora, y a la vez, la forma en que las comparsas fueron concebidas en el pasado.

Algunas de las madamas más famosas en la historia de El Callao son: Popó Coram, Victoria Torrealba “Mamita”, Lilian Brown, Isidora Agnes, Lourdes Basanta, Cleotilde Billings, Miguelina Conde. Conocida por sus luchas sociales y por ayudar a impulsar los carnavales de El Callao junto a Kenton St Bernard y Lulú Basanta, Isidora Agnes, cariñosamente llamada La Negra Isidora, se convirtió en el símbolo de las fiestas carnestolendas en esta parte del país. Es común oírla nombrar en los calipsos y que en el pueblo se le respete, aunque la casa en donde residía, que quedaba frente a la Plaza Bolívar de El Callao, fue demolida y en su lugar se abrió un local comercial.

Bibliografía Consultada

Sarti Ricardo.  (2011). Temas sobre El Callao: (Un tributo a nuestro pueblo).  Libro en línea, 13 de septiembre de 2011 a las 9:38. Disponible [www.facebook/Ricardosarti]. Consultado.

Jatniel Villarroel. (2014). El Calipso de El Callao: La discursiva universal de un pueblo. Universidad Nacional Experimental de Guayana. Centro de Investigaciones en Ciencias de la Educación, línea de Investigación PEALE. Revista Kaleidoscopio: ISNN: 1690-6054 • Volumen 11 • Número 22 • Jul’-Dic’, 2014. Disponible: [kaleidoscopio.uneg.edu.ve/numeros/k22/k22_art01.pdf]

Nuestros asociados se expresan…

 

La Palma del Dátil: Tradición, Arte y Moda

Realizado por: ABY LA ROSA C.A

Responsables: Lcda. Yvon La Rosa, Lcda. Yacsy La Rosa

En la región oriental de Venezuela, especialmente en la Isla de Margarita es muy significativo el trabajo artesanal, tanto que se ha convertido en uno de los principales atractivos que caracteriza la idiosincrasia de algunos municipios margariteños. Entre las actividades artesanales, aunque con dificultad, se han conservado las relacionadas con la elaboración de sombreros y mapires con el cogollo de la palma del dátil (phoenix dactylifera),  Patrimonio Natural y Emblema Vegetal del municipio Díaz, según decreto municipal Nº 7 del 08 de noviembre del año 2000. En torno a ella, la población de San Juan Bautista, específicamente el sector  Fuentidueño, y la población de Pedro González poseen un cúmulo de conocimientos tradicionales, basados en saberes, costumbres y creencias que han sido transmitidos de una generación a otra. Aunque hoy día esta tradición está en peligro de extinción, debido a que las nuevas generaciones no están aprendiendo el arte.

La palma datilera es la materia prima usada por los pobladores de las comunidades mencionadas para la elaboración de mapires, cestería, sombreros, bolsos, abanicos, flores, entre otros, por lo tanto su procesamiento genera importancia cultural y económica.  Para la elaboración de todos los productos derivados, existe un proceso riguroso que va desde la recolección del cogollo de la palma hasta la confección final.

Proceso de tratamiento de la palma datilera por los pobladores para la elaboración de artesanías.

El proceso de tratamiento de la palma datilera se realiza, de acuerdo a información recolectada en entrevistas realizadas a los pobladores, secuencialmente en cinco (5) pasos:   extracción del cogollo de la planta, secado de la palma al sol, espencado de las hojas, realización de las crinejas y elaboración de artesanía. La extracción del cogollo de la planta se realiza en ciertas épocas del año, especialmente cuando las plantas de dátil no están en período de florecimiento y en cuarto menguante.  El corte de los cogollos se realiza cada dos (2) o tres (3) meses, tiempo necesario para el crecimiento del cogollo, esta periodicidad garantiza una faena permanente durante el año.  El secado de la palma al sol, se realiza colocando los cogollos recolectados al sol todo un día (1) por tres (3)  o cinco (5) días hasta que la palma adquiera un color blancuzco. Una vez secada la palma se procede al espencado de las hojas, lo cual consiste en separarlas en hebras.  Luego se procede a realizar el tejido de las hebras para obtener las crinejas.  En cuanto al proceso de elaboración de las artesanías se tiene que, con las crinejas obtenidas se procede a la creación de sombreros, mapires, bolsos, entre otros.

Cabe destacar que todo el proceso es realizado por diversas personas o grupos familiares, de igual forma estas tareas quedan divididas de acuerdo al género.   Los grupos que realizan la extracción del cogollo, actividad donde participan solo hombres,  los venden a un segundo grupo, compuesto por mujeres, se encarga del secado y del deshenebrado (espencado) y realizan las crinejas que son comercializadas a otro grupo de personas que se encargan de confeccionar las distintas artesanías y venderlas, en la elaboración de la artesanía participan igualitariamente hombres y mujeres.   Existen algunos comerciantes que se dirigen a Fuentidueño a comprar las artesanías ya confeccionadas y las revenden en algunas localidades de la región.  El hecho  que otras personas se encarguen de la confección, es significativo en la valoración de los conocimientos tradicionales de la palma datilera y sus derivados porque evidencia la identificación de la comunidad con la tradición y las costumbres relacionadas con esta especie vegetal.

A pesar del peligro en extinción en el que se encuentra esta tradición, se identificó en la investigación que las costumbres de la comunidad referentes a la Palma Datilera muestran organización para el trabajo, integración familiar y transmisión permanente del conocimiento dentro de los núcleos familiares, lo que se puede ver como un fortalecimiento para perpetuar dicho conocimiento y así lograr su incorporación dentro de la actividad económica  de la región insular garantizando el sustento de las familias neoespartanas, dedicadas a esta actividad, a través del incentivo de la empresa privada  y así complementar la diversificación de la oferta económica del estado.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

BRACHO T., CECILIA V. (2006). Los Conocimientos Tradicionales de la Palma Datilera y sus Derivados como Atractivo Turístico Cultural.  Trabajo de Grado Modalidad Investigación, Universidad de Oriente. Guatamare.  Venezuela

 

BRUZUAL, M.,Y. (2011).Turismo y Neo-Artesanía en San Juan Bautista, Municipio Díaz, Estado Nueva Esparta. Trabajo de Grado de Licenciatura. Universidad de Oriente, Guatamare. Venezuela.

 

GÓMEZ, E. (2005). Artesanía, Cultura y Turismo. Trabajo de grado, Universidad de Valparaíso. Chile

 

Anuncios